10 Tips para Preparar y llevar tu Trabajo a la imprenta

20 Jul

10 Tips para Preparar y llevar tu Trabajo a la imprenta

Si nunca has preparado un archivo para impresión, no te preocupes. Es fácil y sencillo.
Lo único que requiere es seguir los pasos y prestar atención a cada uno de ellos. Ya sabes que todo lo que se imprime, impreso queda, así que revisar si nuestro archivo reúne las características para una buena reproducción es imprescindible.

1. Tamaño del documento. Verifícalo siempre
Antes de comenzar verifica siempre que el tamaño de tu documento es el correcto, una vez maquetado aumentar o reducir el tamaño de la página puede mover elementos del trabajo y/o reducir calidad.

2. Páginas individuales. Error no agrupes páginas dobles
Si estás haciendo un libro, revista, etc., el tamaño de las páginas debe ser el individual, no utilices el tamaño de las páginas juntas. Puedes enfrentarlas en la visualización o tratándolas como páginas opuestas. En el caso de las portadas sí que debes preparar un archivo con el tamaño abierto del libro más el lomo, si lo tuviera.
Y si vas a generar tu PDF para impresión, recuerda que siempre debes realizarlo por páginas individuales, nunca por pliegos.

3. Corrección gramatical y estilística. Cuatro ojos ven más que dos
Cuando hacemos un diseño gráfico o editorial es bueno contar con una segunda persona que pueda revisar nuestro trabajo. Uno mismo ha pasado muchas horas frente a la pantalla y puede suceder que no vea una falta de ortografía, que haya puesto mal el nombre del autor, que falta el ISBN en el caso de un libro, palabras cortadas, … o que se haya dejado sin sustituir el famoso Lorem Ipsum (letras en latín que sirven para resaltar un texto pendiente).
Imprime el trabajo y haz una revisión tú y otra persona, a ser posible.

4. Tipografías e imágenes. Solo las empleadas
Al diseñar o maquetar es normal utilizar diferentes tipografías a modo de prueba. Cuando tengas tu trabajo aprobado, y solo en el caso de que nos envíes el archivo en abierto, empaquétalo para incluir solo las tipografías e imágenes empleadas. Revisa que no haya imágenes que se llamen igual, así evitarás que se reemplacen al reunirlas en una misma carpeta y no habrá sorpresas o errores al abrir el archivo empaquetado.

5. Imágenes a su resolución. Mínimo a 300 ppp
La resolución indica la cantidad de detalle que puede observarse en la imagen, por lo que todas las imágenes que utilices en tus documentos deben tener una resolución mínima de 300 ppp para conseguir un resultado perfecto.

6. Uso del CMYK. Nunca RGB
El RGB solo es utilizado para las pantallas de tu ordenador, móvil y demás dispositivos digitales. A la hora de la reproducción con el sistema de impresión offset los colores se traducen a CMYK. Por lo tanto, verifica en tu paleta de colores que todas las muestras de color empleadas están reflejadas en cyan (C), magenta (M), amarillo (Y) y negro (k).

7. Pantone. Inclúyelo en el presupuesto/extra
Además del CMYK existen tintas especiales denominadas Pantone las cuales por su sistema de control aseguras que siempre sea el mismo color en las diferentes impresiones. No olvides indicar a la cantidad de tintas a la hora de solicitar el presupuesto de impresión.

8. Sangrado. Dejar 2 o 3 mm de cortesía
El sangrado se utiliza cuando quieres diseñar páginas con imágenes o contenido que quede impreso hasta el borde de página. Asegúrate que tu documento tiene un sangrado correcto para evitar bordes blancos en esos casos. El tamaño estándar para todas las imprentas son 3 mm, aunque en ocasiones y para optimizar pliego, es posible utilizar 2 mm.

9. Troqueles. Verifícalo con tu imprenta
Si quieres que tu lámina, flyer o cualquier elemento a imprimir tenga alguna forma en concreto, la manera más común es que dibujes el trazo a recortar en una tinta plana y a ser posible que esté con sobreimpresión. Si nos vas a enviar tu trabajo en PDF lo más seguro es hacernos llegar 3 archivos. Uno con toda la información, creatividad y troquel, para poder saber qué resultado final quieres, un segundo archivo con la creatividad solamente y un tercero con la línea de troquel.

10. Marcas de corte y plegado. Cuidado con que se impriman
Mejor no incluir las marcas de corte, ya nos encargamos de incluirlas en el montaje en pliego. Sí es aconsejable, en caso de trabajos plegados (dípticos, trípticos, polípticos…) colocar en el archivo unas marcas del plegado. Esas pequeñas marcas se deben situar en el sangrado del documento para evitar que salga impreso.

Cuando tengas dudas de cómo hacer estos pasos, pregunta a tu asistente de pre-impresión.
Es lo más aconsejable y se evitan fallos.

Leave a Reply